Cuando hablamos de buenas ideas o ideas innovadoras es inevitable hablar de emprendimiento, sin embargo, respecto a este tema estoy seguro que ya has leído y escuchado todo, definitivamente la cantidad de información referente al emprendimiento es demasiada y particularmente me siento atiborrado, por esa razón seré muy directo.

La mayoría de los que hemos emprendido lo hacemos motivados por una “buena idea” y en el mejor de los casos, emprendemos motivados por nuestra pasión. Aunque desafortunadamente, en otras ocasiones decidimos emprender por mera necesidad y sin claridad de lo que realmente queremos hacer. En fin, cualquiera que sea el caso, estamos poniendo en juego nuestro patrimonio, tiempo, recursos materiales, nuestro dinero o el de alguien más, entre muchas otras cosas.

Cabe aclarar que todos los que decidimos emprender en México, de entrada, tenemos cerca del 80% de probabilidades de fracasar antes de llegar a los primeros 18 meses de operación, nuestro emprendimiento está condenado antes de lo previsto -al menos eso dicen las estadísticas- y la realidad no es muy diferente en otras partes del mundo.

Ideas, ideas, muchas ideas, pero ¿realmente cuántas se convierten en un negocio?

Las razones por las cuales los emprendimientos fracasan antes del segundo año son diversas; para empezar el entorno económico del país no nos ayuda mucho, la falta de planeación estratégica, una inexistente gestión financiera, recursos económicos insuficientes, inexperiencia y desconocimiento del sector, en fin, la situación es que cuando decidimos emprender, simplemente creemos que nuestra idea es un gran negocio y que por fin alcanzaremos nuestra libertad financiera . Por otro lado, el contexto emocional que vivimos al momento de emprender es muy característico y juega un papel fundamental al momento de tomar la decisión de iniciar un negocio, ya que en la mayoría de los emprendedores existe un choque de emociones impresionante; por un lado, inevitablemente nos invade un gran temor e incertidumbre sobre nuestro proyecto, pero al mismo tiempo, una fuerza motivadora nos convence de que nuestra idea es el mejor negocio de todos, lamentablemente, en la mayoría de los casos no es así.

Ahora bien, entonces ¿qué necesito saber para determinar si mi idea es un buen negocio?

Independientemente de que lo ideal es emprender en algo que te apasione por completo y en lo que se tenga experiencia, vocación, que resuelva una necesidad en específico y que tenga un impacto social. Es fundamental analizar la cantidad de dinero que invertirás en tu proyecto, ya sea para la remodelación y acondicionamiento, el suministro de tus inventarios, los gastos fijos que generará tu negocio, la cantidad de nómina que pagarás, el financiamiento que requerirás, las reservas de dinero que necesitarás, si venderás a crédito o de contado, la relación con tus proveedores, el volumen de ventas, entre otros factores. Y es muy importante saberlo para identificar el impacto económico que vas a obtener, ¿A qué me refiero con esto? Por lo menos, debes saber en cuánto tiempo recuperarás la inversión y la rentabilidad que generará tu negocio.

Debemos aceptarlo, en la vida real es muy complicado analizar nuestra idea de negocios desde una perspectiva financiera…

Sí, la realidad es que sin conocimientos financieros es muy complicado hacer un diagnóstico económico respecto a nuestra idea de negocios, sin embargo, el no hacerlo aumenta la probabilidad de que nuestro proyecto fracase. Porque por más qué te apasione tu emprendimiento, por más beneficio social que generes, si no hay un beneficio económico que te permita subsistir, pero sobre todo crecer y escalar tu proyecto, inevitablemente, tarde o temprano tu idea formará parte de las estadísticas.

¿Pero qué herramientas o alternativas para evaluar nuestros proyectos existen?

Está por demás mencionar la cantidad de alternativas que he buscado para atender esta gran problemática, desafío o área de oportunidad –como lo quieras llamar- . Cursos de finanzas para no financieros, talleres de finanzas para emprendedores, capacitaciones, pláticas sobre emprendimiento y modelos de negocios, en fin, sin mencionar la cantidad de información disponible en internet al respecto. No puedo decir que de nada me ha servido, sin embargo, puedo confirmar que no ha resuelto mi problema.

Por esta razón, en CIGE México decidimos desarrollar el primer bot de negocios que permite al emprendedor construir y comprender su idea de negocio, pero sobre todo, tomar decisiones que generen ganancias y mitiguen riesgos. Definitivamente IF es la solución a la mayoría de los problemas a los que nos enfrentamos como emprendedores.

Haz la prueba por ti mismo y aprovecha los códigos de descuento exclusivos para los amigos de MiCochinito.com: https://if.cigemexico.com/ 

Nos vemos pronto …

Luis Alberto Pérez Nazar.