¿Cómo definimos la transformación digital? Desde antes del COVID, y a medida que el mundo ha continuado evolucionando digitalmente, se puso en evidencia la necesidad de la continua transformación de las empresas en beneficio de los clientes, y facilidades para pago, visualidad y usos de sus productos. Preparación y posicionamiento son elementos cruciales para ser rápidos y eficaces en este cambiante mercado, y si bien un 85% de empresas están en cierto tipo de proceso de transformación, apenas el 30% de estos procesos de transformación digital son victoriosos, según McKinsey. Nielsen menciona, adicionalmente, que se está viviendo la formación digital más grande que ha visto el mundo, suponiendo un crecimiento de un 86,6% en alimentación.

De igual manera, el incremento en tendencias de negocios digitales ha permitido evidenciar el crecimiento de sectores en Big Data, Blockchain como herramienta de las cadenas de suministro, ciberseguridad en todas sus aplicaciones, e-commerce y plataformas digitales de servicios, identificación biométrica (y remota, eg. a través del celular), IoT O Internet de las Cosas, mejora de los servicios de búsquedas por voz, realidad aumentada tanto en industria académica, como de los juegos, y por supuesto, perfeccionamiento de la Inteligencia Artificial, nos da la pauta de que es necesario acercarse a una transformación digital, que no solo es permanente, sino parte de la vida cotidiana.

Nuevas tendencias para el año 201 incluyen también un aspecto integral de marketing digital, recomendando métodos como live streaming para interactuar con los usuarios en vivo, videos explicativos animados a manera de introducción divertida de los productos o servicios, o el contenido generado por el usuario, el cual permite a los consumidores sentirse como protagonistas, y haciendo al contenido más real y natural. 

Hay que definir concretamente la diferencia entre negocio digital y transformación digital, y es que en última instancia, van de la mano; la digitalización de los productos y servicios ofrecidos al cliente ya calificará a un negocio de digital, y consecuentemente, con su transformación. Es así, que nos haremos 4 preguntas clase para una exitosa transformación digital:

 

  • ¿Por qué se debe dar esta transformación?

 

Esta pregunta responde la interrogante del apoyo a nuestro negocio: es esencial para hacer crecer el mismo, y mantenerlo a flote. Este eje tiene mucho que ver con la visión estratégica y de estrategias integrales que unan a todos los departamentos de la empresa, desde el más alto nivel, hasta el más sencillo.

 

  • ¿Para quién está dirigido este beneficio?

 

Los principales beneficiarios de esta transformación siempre serán los clientes, y por eso es importante saber exactamente quiénes son, entenderlos, su comportamiento y motivaciones, y qué tipo de experiencia están buscando, y en base a esto, estructurar una estrategia off-line.

 

  • Internamente, ¿con quién se dará este proceso?

 

Las personas que son parte de la compañía, los empleados, líderes, y todos quienes tengan un cambio de actitud y de la misma cultura interna, capaces de generar un contexto de mentalidad abierta y experimentación; trabaja aplicando nuevas metodologías, capacidades, y atraer este mismo talento. 

En todo este proceso, se requerirá un liderazgo con aprendizaje perpetuo, independencia y desarrollo de soft skills, para lo cual en este punto son recomendables los programas de mejoramiento y entrenamiento internos.

 

  • ¿Cómo?

 

  • Optimizando el análisis de datos
  • Mejorando y desarrollan el núcleo del negocio
  • Creando nuevos modelos de negocio

Las tendencias en SEO, o bien, “Search Engine Results” deben guiar la pauta del mejoramiento digital, ya que los consumidores buscarán aquello que se les haga más fácil identificar y definir. Búsquedas de un solo clic, búsqueda semántica, y optimización al 100% son sólo unos de los métodos bajo los cuales los sistemas de búsqueda funcionan, por lo cual es recomendable ajustar la estrategia y la transformación de nuestros productos hacia dichas tendencias.

En última instancia, la transformación digital de los negocios se dará desde que funciona el negocio, se mejora el negocio y su rendimiento, se da su crecimiento a nivel de ventajas competitivas empresariales, y se reinventa con nuevos modelos de negocios, capacidades, productos y servicios y se llega a nuevos clientes.

Las direcciones a través de las cuales se puede acelerar este proceso  son las siguientes: 

  • Nuevo liderazgo, capaz de progresar en la incertidumbre.
  • Motivación de transformación cultural, continúa, con las personas y con el entorno.
  • Reinventando el negocio y sus propuestas de valor, diferenciadas, digitales y conectadas, y que involucran un cambio arraigado desde lo más profundo de la organización.