A final de este primer mes  2018 en MiCochinito.com estamos empezando el año con muchos proyectos que nos tienen muy felices y quisiera compartirles un poco.

Hace unos días lanzamos una convocatoria buscando talleristas para un proyecto que estamos comenzando a ejecutar, pero en el que hemos trabajado desde hace casi un año. MiCochinito.com no sólo es una plataforma de financiamiento colectivo, además damos talleres en donde promovemos el emprendimiento como una herramienta económica y social para la resolución de problemas o la creación de propuestas innovadoras.
Estos talleres se han dado a lo largo de la República Mexicana y, por supuesto, también en Ciudad de México. Se han tenido giras de hasta dos semanas en un solo estado y se ha trabajado en gran parte del país, por ejemplo, hemos estado en Campeche, así como en Chihuahua. También hemos trabajado en contextos muy diversos, desde Piedras Negras, Coahuila hasta Zilacayotitlán en la sierra de Guerrero.

Nuestros talleres no sólo han sido muy diversos en cuestión de sede, también lo han sido en el tipo de formación académica de los partícipes, se han dado desde en nivel secundaria hasta a estudiantes de posgrado, aunque no es obligatorio ser estudiante para participar, y el rango de edad también ha sido muy variable, se han tenido participantes desde los 13 hasta los 60 años, aproximadamente, aunque tampoco hay un límite de edad.

Uno de los motivos por lo que tuvimos la fortuna de trabajar en tantos lugares de la República Mexicana es debido a una investigación que hicimos en conjunto con el Instituto Nacional del Emprendedor, la cual plantea al financiamiento colectivo como un mecanismo de financiamiento que sirve, principalmente, para los emprendedores de comunidades rurales. Durante esta investigación se encontraron datos sumamente importantes sobre la cuestión de género, ya que la mayoría de las mujeres que fueron partícipes, indicaron contar con menor tiempo disponible, debido a que se les encomendaba, en mayor número que a los hombres, el cuidado de alguna persona que, por diversos motivos, no podía hacerse cargo de sí misma. Esto les dejaba poco tiempo disponible, las hacía abandonar actividades como la escuela o el trabajo, o bien, sólo buscar opciones flexibles en horarios, sin importar las otras características de la actividad, por ejemplo, el salario o la tarea a desempeñar. Lo anterior nos habla de una marcada distribución de roles atribuidos, únicamente, al género de una persona en la que se deja tareas a las personas más allá de sus habilidades, deseos o expectativas. Lo realmente preocupante es que esas expectativas suelen ser muy interiorizadas por las personas, al grado de que se creen o se predisponen para poseer ciertas habilidades o realizar diversas tareas. Es por esto que se decide nuestro nueva investigación con una perspectiva de género.

Esta investigación también está pensada para llevarse a cabo en varios estados del país, por lo que se avecinan muchos talleres, eso me tiene muy emocionada, y aprovecho para contarles sobre mi experiencia como tallerista, me gustaría partir diciéndoles que ha sido increíble.
He aprendido muchas cosas, claro que esto depende de los gustos y objetivos de cada persona. Desde la universidad comencé a hacer trabajo en comunidad y ahí supe que es algo que me gusta hacer mucho y que además me llena. En aquel entonces, trabajaba promoviendo la autogestión como una herramienta para aminorar el impacto de los fenómenos naturales en diversas comunidades rurales.
Y, mientras escribía esto, pensaba que lo que ahora hago en MiCochinito.com no es tan diferente, sí bien ya no se centra en los temas de fenómenos naturales y su impacto, sí conocemos un panorama general de las comunidades que visitamos; escuchamos sus inquietudes, cualidades, carencias, dificultades o complicaciones que existen en el lugar como parte de su dinámica habitual y toda esta información es de primera mano porque quién nos lo cuenta son los propios habitantes del lugar, esto es algo que, a veces, cuando visitas un lugar por otros motivos no siempre llegas a conocer. Todas estas experiencias han hecho que tenga un panorama más amplio y concreto de muchos rincones del país, no siempre visitamos lugares turísticos y eso nos hace conocer mejor cada estado y a la sociedad mexicana. A todo esto, puedo agregar que a cada lugar al que vamos nos reciben como en casa, nos muestran los lugares más bonitos del municipio y siempre comemos muy rico, todo lo anterior lo agradecemos infinitamente.

 

No voy a negar que a veces es cansado viajar, a veces hay que estar sentado más de seis horas en un autobús, no siempre estamos a temperaturas que nos son familiares, en ocasiones toca enfermarse a mitad de un viaje o esperar en un aeropuerto más de cuatro horas, sin embargo, ninguna de estas experiencias las recuerdo como desagradables, todas han tenido su magia, porque también he visto paisajes hermosos que sólo se pueden ver atravesando el desierto en carretera, por ejemplo. Y, sobre todo, no hubiera conocido gente tan interesante, con inquietudes y propuestas impresionantes, atenta a su contexto y de todas las edades, sino hubiera pasado por cada una de estas cosas.

Espero que el primer mes del año haya sido muy bueno y productivo para todos y que los meses venideros lo sean aún más.