MiCochinito.com, agencia de desarrollo social, narra su experiencia en financiamiento colectivo para equipar una estación de bomberos en Querétaro.

La tradición de cuerpos voluntarios de bomberos existe en todo el mundo, en específico para México esta responsabilidad recae en la ciudadanía y no en el estado.
El artículo 115 de la Constitución Mexicana define los servicios públicos que están bajo la responsabilidad del municipio, y dentro de estos no se encuentra el de combate al fuego. De hecho, no hay mención alguna de las palabras “bombero” o “fuego” en todo el documento.
Independientemente del por qué se han estipulado así los cargos del estado en cuanto a servicios públicos, lo que esto significa para los bomberos mexicanos es que ellos no pueden recibir financiamiento directo del gobierno a menos de que sea por medio de donaciones.
El gobierno municipal de la ciudad de Querétaro tradicionalmente ha apoyado a los bomberos, sin embargo, sus donaciones no son suficientes para cubrir todos los gastos que presenta la organización. Entre el pago de salarios y compra de equipo, los costos de operación son muy elevados.
Adicional a estos gastos base, contener un siniestro industrial puede costarle a la organización más de un millón de pesos, ya que en ellos recae cubrir el combustible gastado por los vehículos, el equipo especializado afectado por las altas temperaturas o químicos corrosivos y los costos de atención médica para el cuerpo de bomberos que puede ser perjudicado por el humo o explosiones, entre otros factores.
En junio de 2016, el municipio de Querétaro había donado la construcción de una quinta estación para los bomberos del municipio. Sin embargo, el equipamiento de dicha estación recae en la organización civil
Dentro de este contexto, de gastos y donaciones, se implementa la primera campaña de crowdfunding cívico de México.
La asociación civil que representa al cuerpo de bomberos de Querétaro contacta a MiCochinito.com, agencia de desarrollo social especializada en financiamiento colectivo, con el objetivo de encontrar una estrategia a través de la cual toda la sociedad los apoye, y que reduzca el tiempo y esfuerzo invertido por los mismos bomberos para conseguir donaciones.
Adicional a los objetivos de los bomberos, se parte de que el financiamiento colectivo sirve no solo para recaudar dinero, sino para unir a la comunidad en pos de un bien común.
Al poner como meta el mejoramiento de un servicio vital para la seguridad de todo el municipio, el crowdfunding tiene un gran potencial para fortalecer el tejido social, a través de la concientización y organización de la comunidad.
Este esfuerzo se denominó de crowdfunding cívico, por su objetivo de que fuera toda la sociedad queretana quien hiciera las aportaciones suficientes para llegar a la meta propuesta. A la fecha, es la única campaña de esta índole que se ha realizado en América Latina.
Aunque no se recolectó el monto deseado, los resultados de la campaña fueron una concientización de la sociedad en cuanto a la labor del bombero. A través de espacios de comunicación los mismos bomberos platicaron con los medios sobre su trabajo y necesidades.
El cuerpo de bomberos se apropió de la campaña, requisito indispensable para cualquier esfuerzo de crowdfunding, apoyando a la agencia y creando estrategias de comunicación desde las estaciones. Esto permitió compartir el objetivo de colecta de boca en boca, eventualmente llegando a otros cuerpos de bomberos en regiones cercanas.
La principal lección al respecto de este ejercicio cívico fue que una agencia externa, en este caso MiCochinito.com, es indispensable para actuar como organismo que concentre la comunicación con todos los actores clave. A diferencia de una campaña tradicional de crowdfunding, donde los líderes del proyecto coordinan la campaña, eventos, recompensas y otros aspectos, en un proyecto que tenga como objetivo la participación de la población completa de una ciudad, en este caso Querétaro, se necesita un ente con las capacidades necesarias para identificar, catalogar y relacionarse con todos los actores que influirán en el éxito de dicha campaña.
Esto está basado en lo observado en cuanto a las jerarquías y organización interna del cuerpo de bomberos de Querétaro. El personal administrativo siempre brindó su apoyo, pero el alcance real que tienen sobre el cuerpo activo de bomberos es mucho menor a lo que ellos consideran, por lo que la comunicación con los últimos fue mucho más difícil de establecer.
En el caso del personal del municipio, ellos se presentan como los coordinadores de la estrategia de comunicación y el único contacto entre la agencia, bomberos y medios masivos. Por ello, cuando quitan su participación de la campaña, el alcance teórico que se esperaba en la sociedad también desaparece.
Si la agencia hubiera sido el ente que coordinara todos estos esfuerzos desde un inicio, la comunicación tanto interna como externa hubiera sido mucho más efectiva.
Semanas previas a la finalización de la campaña Bomberotón 2016, MiCochinito.com fue contactado por el cuerpo de bomberos del municipio Acámbaro en el estado de Guanajuato, a menos de dos horas de Querétaro.
Estos bomberos desean hacer una campaña de la misma índole para ayudar al equipamiento y renovación de su única estación de servicio.
Que la campaña de Bomberotón haya tenido esta resonancia es un indicador de que el trabajo en conjunto dentro de una comunidad es la respuesta a problemas cívicos, que tradicionalmente se cree sólo el gobierno puede resolver, lo único que se necesita es la motivación que detone este tipo de acciones en una sociedad.
A continuación, puede consultar la versión final del estudio de caso

pdf