Está padre imprimir modelos en 3D para darle a la oficina ese toque moderno, pero la tecnología industrial sirve para mucho más; es el medio para transformar la vida de las personas. Walter López es uno de los que creen eso y en Industria 55 saben que el desarrollo del país depende de acercar a los niños a estos recursos.

La misión de Industria 55 es democratizar la tecnología industrial, especialmente el diseño y la impresión 3D. Bajo el slogan de “Tú creatividad + nuestra tecnología = a productos WOW!!”, Walter y sus socios han comenzado a transformar la vida de las personas.

En su Space Maker, que es el lugar de trabajo donde Walter se encarga de darle vida a las ideas de sus clientes, un día recibieron una visita que los hizo voltear hacia la parte social. Frente al stand que tienen en el centro de Querétaro pasó Aarón, un niño de la comunidad de Amealco, un pueblo de artesanos que es también uno de los más pobres del estado.

Aarón entró, vio la máquina y comenzó a preguntar por todo lo que había ahí. “Entonces lo invitamos a tomar un curso con nosotros al que después se integraron su mamá y su papá”, recuerda Walter.

Cuando los artesanos conocieron la tecnología de impresión 3D de inmediato brotaron las ideas. “El papá se dedicaba a hacer tazas y se dio cuenta que con nuestra máquina de sublimación podía hacer un mejor trabajo decorándolas. La mamá hacía muñecas artesanales y entre los pedidos que recibía de la gente se encontraban muñecas bordadas con punto de cruz. Nunca habíamos impreso algo así, pero al final tomamos una foto del patrón, pudimos imprimirla y aunque a ella le costó mucho trabajo crear esa primera muñeca bordada, ahora las vende a buen precio”.

Luego de esa experiencia surgió la idea de becar a más niños para que recibieran el curso de impresión en 3D de Industria 55, y así subieron su primera campaña en MiCochinito.com. “Estamos conscientes de que hay que meter tecnología al país, pero una tecnología que influya para el desarrollo social de México y en eso coincidimos totalmente con las ideas de MiCochinito.com”, dice Walter.

Ante la necesidad de financiamiento y con el deseo de conseguir transparencia y generar confianza en los temas de manejo de dinero, decidieron recurrir al crowdfunding. “Antes de trabajar con MiCochinito.com estábamos un poco escépticos sobre el financiamiento colectivo. No es cosa de llegar con cualquiera que se anuncia en la web, queríamos trabajar con gente comprometida y afortunadamente Álvaro Núñez, otro emprendedor y personaje muy querido en Querétaro, nos recomendó MiCochinito.com. Luego de conocerlos, hicimos click de inmediato”, cuenta Walter.

El éxito de su campaña lo encontró a través de sus amigos de whatsapp, a quienes les contaba sobre su proyecto y mandaba el link para apadrinar desde su teléfono. Tras una campaña exitosa, ahora se encuentran en pláticas con cinco instituciones educativas de Querétaro para elegir a los 10 niños que serán becados por Industria 55. “Queremos que los papás de estos niños también se involucren para visualizar y crear sus propias opciones de negocio”.

A la espera de que esa primera generación de niños comience a aprender las artes del diseño y la impresión en 3D, Walter ya se ha fijado la siguiente meta “El siguiente proyecto que haremos con MiCochinito.com será impartir nuestros cursos en las escuelas de Querétaro. Hemos ido a las escuelas con la idea de que así como hay talleres de computación o electricidad, también pueden tener uno de impresión 3D. Los papás de los niños están fascinados con la idea y cuando nos preguntan de dónde saldrá el dinero para hacerlo les contamos sobre el crowdfunding. Ellos sólo dicen ¡Wow!”.