La industria del financiamiento colectivo (el famoso crowdfunding) crece a pasos agigantados y en nuestro país continúan surgiendo plataformas que buscan ser puente entre emprendedores e inversionistas. Se calcula que el valor de dicha industria es de unos 145 mil millones de dólares. Lo curioso viene cuando se menciona que, pese al gran valor que ya registra y su enorme potencial de crecimiento, no hay una regulación que unifique los criterios de operación para plataformas.

La regulación para el crowdfunding se ha vuelto tema de agenda en la industria y después de muchas especulaciones, parece que es cuestión de tiempo para que se den a conocer las medidas que las Fintech (plataformas financieras que hacen operaciones vía Internet) deberán acatar. Esas medidas buscan brindar mayor confianza a inversionistas y emprendedores, pues las operaciones realizadas por las plataformas serán monitoreadas por la autoridad competente.

Al respecto, Lucía Mariana Espinosa, directora de operaciones de MiCochinito.com nos comenta en qué consistirá la famosa regulación “La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) va a poder tomar decisiones y trasparentará los procesos, haciendo que la industria genere mayor confianza. Por ejemplo, si una empresa que ofrece intereses lleva a cabo la relación entre inversionista y emprendedor y de repente desaparece porque no tienen sucursal, inversionista y emprendedor van a quedarse sin nada. Eso sería un enorme boom mediático que sacudiría toda la industria”.

Para ello la futura regulación debe tomar en cuenta todas las condiciones, prever las diferentes variables y alejarse de la vieja práctica de copiar modelos extranjeros. “El problema es que muchas veces sólo pagan el traductor, copian el modelo de otros países y en consecuencia hay muchas ambigüedades en la ley. Esperamos que esta vez tomen en cuenta los indicadores, las condiciones socio demográficas de nuestro país, para identificar las necesidades que deben ser reguladas” dice Mariana.

Para que lo anterior no ocurra y se generé una regulación que cubra las necesidades de todos en la industria, a finales de 2014 surgió la Asociación de Plataformas de Fondeo Colectivo, Afico. Conformado por representantes de las diferentes plataformas de financiamiento colectivo de nuestro país, actualmente llevan un proyecto conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Universidad Anáhuac, presidencia y organismos como la misma CNBV.

El objetivo del proyecto es conocer cómo se posiciona el crowdfunding en México y tiene una duración de tres años. Los indicadores con los que están trabajando fueron puestos por presidencia, los más interesados en la regulación. Mientras, “las plataformas nos comprometemos a entregar resultados”, dice Mariana.

Y es que aunque la regulación afectará a todos los involucrados, habrá plataformas que lo resentirán más. Dentro del crowdfunding existen dos grandes grupos: los que ofrecen intereses y acciones, y los que otorgan donaciones y recompensas. Este último caso es el de MiCochinito.com.

“Esos cuatro modelos funcionan en México y debido al gran auge que están teniendo, son los modelos de intereses y acciones los que necesitan mayor regulación. Desde 2014 el crecimiento del crowdfunding ha sido de casi 200% y mucho de ese crecimiento es generado por estos dos modelos, que funcionan como bancos sin sucursales, generando cierta desconfianza”, comenta Mariana.

Los objetivos parecen claros, aunque no el cómo. “En la parte tecnológica traerá más lineamientos, habrá más seguros en las plataformas y seguramente vendrán detalles de contratos y un apartado especial para que la Secretaría de Hacienda y los mismos inversionistas pueda entrar a las plataformas a monitorear. Se viene un gran cambio en regulaciones fiscales, legales y hasta técnicas”, asegura Mariana.

No hay duda de que el cambio será benéfico, pues cada requisito que se emita representa un gasto que las plataformas tendrán que pagar y eso servirá como filtro para que permanezcan sólo aquellas empresas completamente integras. “Habrá más plataformas transparentes y confiables, lo que nos va a ayudar a todos a posicionarnos de mejor manera”.

Es por eso que MiCochinito.com mantiene una postura pro-regulación, porque habrá beneficios para la industria. “Existirá más confianza, e incluso si se van a emitir cosas que debamos realizar en las plataformas de recompensas, las vamos a acatar”, explica Mariana.