MiCochinito.com es una plataforma de crowdfunding social que enseña a comunidades vulnerables cómo ayudarse a sí mismas.

En 2014 un estudio elaborado por el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), del Banco Interamericano de Desarrollo (FID), indicó que México es líder en crowdfunding (también conocido como financiamiento colectivo) dentro de América Latina. El dato resulta curioso, pues para 2014 esa industria no tenía más de tres años funcionando en nuestro país.

La primera plataforma de crowdfunding en México organizaba conciertos, pero con el tiempo las causas que buscaban fondos en internet se diversificaron. Así, entre campañas artísticas, culturales y tecnológicas, las causas sociales encontraron en el financiamiento colectivo el apoyo que necesitaban para volverse una realidad.

Federico Arellano, director y fundador de MiCochinito.com, es uno de los pioneros en ese rubro, “el reto para la industria está en la integración, en lograr que las comunidades vulnerables se ayuden a sí mismas. Quiero que esas personas no encuentren en MiCochinito.com un canal para difundir sus problemas, sino el medio para resolverlos.

“La mayoría de las plataformas ven al crowdfunding social como un aparador en el que exhiben las necesidades de las personas pobres y esperan a que gente con más dinero que ellas las resuelvan; eso es muy fácil de hacer”.

Lejos de lo que podría pensarse, en las comunidades rurales entienden mejor que nadie lo que significa el financiamiento colectivo, “Allá bautizos, velorios y negocios se hacen a través del financiamiento colectivo. México es un país solidario, existe la buena voluntad y en ese sentido la industria se ha visto beneficiada” menciona Fede Arellano.

Según el Banco de México (Banxico), en 2015 el mercado global de financiamiento colectivo creció en un 267% respecto al 2014, hasta alcanzar un valor total de 145 mil millones de dólares. De ahí la importancia de una industria que ha crecido a pasos agigantados, al grado de que el gobierno y la banca mexicana buscan su pronta regulación.

“Es la única industria que tuvo la fortuna de organizarse muy rápido. Los primeros que nos adentramos en esto éramos emprendedores que nos organizamos a tal grado de llamar la atención del BID. Ahora el gobierno quiere regular la industria en función de las necesidades de esa gente que empezó a hacer crowdfunding. A nadie se le regula desde tan pronto y de manera tan limpia”.

Según el pronóstico de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), las 128 empresas que hoy conforman el mercado de las fintech (empresas que compaginan la parte financiera con las tecnologías digitales) en los próximos 10 años estarán abarcando el 30% del mercado bancario en nuestro país.

Ante tal crecimiento y con el surgimiento de nuevos modelos de desarrollo para las comunidades, el futuro de la industria es prometedor, siempre que sea dirigido de manera correcta.  “Necesidades hay muchas y si se mantiene el modelo, el mercado se puede hartar. Es la clase media-alta a la que siempre se recurre para hacer donaciones bajo el discurso de ‘mira que pobres son`”, comenta Fede.

Es por eso que MiCochinito.com no se limita a subir campañas a su plataforma esperando que se llenen por sí mismas. Buscan el desarrollo y la autosuficiencia de las comunidades, desarrollan talleres y realizan diferentes actividades con el fin de inculcar y explotar el espíritu emprendedor, dotando a los participantes de las herramientas necesarias para desarrollar sus propios modelos de negocio social.

Desde su experiencia al frente de esas actividades, Fede tiene claro que en las zonas rurales cuentan con todo lo necesario para salir adelante. “El emprendedor social es un inventor, muchos de ellos estudian en Institutos Tecnológicos y resuelven sus necesidades con lo que el entorno les ofrece. Pero es la misma industria la que les dice que la única tecnología que cuenta es la gran tecnología, los robots o los drones”.

Ante tal potencial y con el rápido crecimiento de la industria del crowdfunding, este debe mirar hacía las comunidades y realizar una labor integral de desarrollo, sin limitarse a recaudar fondos. Esa es la labor que desde hace un año se está realizando en MiCochinito.com y que hasta ahora ha arrojado 11 proyectos exitosos, así como 15 talleres y simuladores en diferentes comunidades a lo largo del país.